Buscar

Viajar, más allá de unas vacaciones

Viajar es una de mis grandes pasiones. Seguro que todos en alguna ocasión han oído esta frase, tan compartida en redes sociales: “viajar es lo único que compras y te hace más rico”. Yo, particularmente, estoy de acuerdo con ella.

El viaje empieza por su planeación

Un viaje comienza desde una idea, desde que tu mente vuela a destinos con los que sueñas. Yo intento escaparme con mi familia una vez al año, y me atrevo a decir que la preparación no es tarea fácil. Primero, hay que elegir un destino que agrade a todos los implicados. Y después, llega lo “divertido”: transporte, alojamiento, excursiones… Planear todo para que, en caso de que ocurriera algún incidente, la solución del mismo altere el viaje lo menos posible. En nuestro caso, en muchas ocasiones la planeación nos toma 4 ó 5 meses.

Como viajar me gusta tanto, disfruto organizándolo, por eso no suelo contratar agencias de viajes. Utilizamos diferentes plataformas, bajamos los precios a tablas y de ahí tomamos una decisión. En caso de que la coordinación fuera complicada, por lo inhóspito de ciertas regiones, la gente de la zona suele estar muy predispuesta a ayudar. Quieren contarte su historia, tú solo tienes que estar dispuesto a escucharla sin prejuicios.

Cruzar fronteras amplía las propias

Aunque sea a un destino cercano, viajar supone salir de tu zona de confort. De repente, estás en otro sitio, con gente que quizá no te juntes a diario, compartiendo comidas, pláticas, visitas, excursiones… y te pones a prueba a ti mismo: nuevas situaciones, a las que no te enfrentas en tu vida cotidiana, van a llevar a que te conozcas mejor a ti mismo. Conoceremos nuestros propios límites e incluso, podríamos desdibujarlos: una realidad que teníamos por cierta puede caerse por su propio peso al escuchar razonar a personas de diferentes culturas, ámbitos o clases sociales.

Al volver de un viaje, la maleta suele pesar lo mismo. Sin embargo, vuelve cargada de nuevas ideas, recuerdos, vivencias y enseñanzas que te acompañarán toda la vida. Por eso, mi recomendación sería aventurarse a conocer. No esperes el momento perfecto, porque probablemente nunca llegue, solo toma la decisión, da clic y lánzate a la aventura que te espera a kilómetros de tu casa.

Cerrar
Alejandro Posada Cueto © Copyright 2018. Todos los derechos reservados
Cerrar